El festival ha sido sencillamente perfecto, todo organizado al milímetro y con mucha calidad. Dudo que haya en todo el país muchos festivales de música metal tan bien organizados como este. ¡Larga vida al Madness!